Diana – Artemisa, Diosa de las mujeres

En un mundo en el que la desigualdad, el dominio y la expectativa de derecho sobre el cuerpo de la mujer dominan las relaciones entre el hombre y la mujer, Artemisa – Diana, la cazadora implacable, es la Diosa de las mujeres. Es una figura temible que convierte a los hombres en la presa y los despedaza. Y, encima, les parece desproporcionado porque fue ¿no fue sólo por mirarla? ¿no fue sólo por intentar poseerla?

Sí, tu eres la Diosa vengativa a la que tanto necesitamos cuando nos sentimos indefensas, abusadas y silenciadas por el mundo. Tú desde lo salvaje y lo instintivo, que no acatas las reglas de los hombres ni las convenciones sociales que empujan a todos, incluso a las propias mujeres, a culpabilizar a las víctimas por haber sido abusadas. En ti confiamos, para que haya castigo, para que la herida importe y el dolor no sea en vano.

Diosa de las mujeres

Artemisa, Artemis, hay algo en este nombre que resuena fuerte y dulce en mi pecho. El significado probable de “Artemeas” es a salvo y seguro y, sin duda, te siento como mi protectora. ¿Cómo no querer a quién dispara flechas certeras a los que nos han agredido si además es quién nos guarda en las iniciaciones, quién protege a las niñas, quién ampara los partos?

Osa madre, fiera y tierna, tu guías desde los cielos, que marcas el paso de las estaciones y los ciclos lunares que reinan en nuestra sangre. Eres tanto al mismo tiempo que tu luz resplandece también dorada cómo el sol. Y nos invitas a vernos a nosotras también cómo completas, en nosotras mismas, géneros aparte, sin medias naranjas ni mitades de nuestra alma por encontrar.

Jana de Madrid dijo en La hora de la Diosa que eras “la que camina sola” y una energía que muchas veces necesitamos llamar. A mí me encantó, pues sin duda eres la que puede caminar sola dependiendo sólo de ti y de la naturaleza. Sin necesidad de nada más y no sobreviviendo sólo por necesidad sino viviendo plenamente, disfrutando, por elección o porque tu camino te ha llevado lejos del resto.  Pero sé que no siempre caminas sola: mujeres, ninfas y amazonas, se tejen con tu nombre y tus mitos, acompañándote y poniendo sus manos en tu servicio. Y sin duda queremos llamarte, necesitamos llamarte yo y todas mis hermanas para que traigas esto a nuestras vidas. Ayúdanos a saber andar solas para que cuando nos encontremos sea porque verdaderamente lo deseamos y juntas podamos trabajar para el bien de todas las criaturas a las que tú también proteges.

La Diosa y los hombres

¿Eres enemiga de los hombres? Mientras la desigualdad (y no la diferencia) entre la dualidad hombre-mujer exista, supongo que serás enemiga de muchos, nunca de todos. En otros mundos, en otras comunidades y entornos dónde vivir con otras normas, con otras estructuras y otros tejidos hilando la red que nos sostiene a todos; allí, para mí, eres la compañera ideal del Dios que presida los misterios de esos hombres. Cierro los ojos y te imagino corriendo entre bosques, bañándote en las aguas claras de los ríos en verano y danzando junto ellos entre hogueras por la noche: encontrándose y separándose, como en el compás de una danza que respeta el espacio de la soledad, la sororidad y la comunidad que todos necesitamos. En un entorno que entiende que la exclusión de ciertos momentos no es la discriminación sino una muestra de madurez y respeto que beneficia a todos.

¡Artemisa! ¡Diana! ¡Señora de las Bestias! Escucha las voces que se alzan, entonando tus nombres. De aquellos que se reconocen como mujeres, como hombres, como ninguna de las dos o como otra polaridad más dentro de un mayor abanico de posibilidades. Escúchalos, escúchanos y ayúdanos a hacer cómo tu y exigir el derecho a andar por cualquier camino que te lleve tus pasos. Sánanos de las heridas de los roles convencionales y los poderes manipuladores y, enséñanos a apuntar y disparar la flecha de nuestra vida hacía un certero futuro. Aullaremos juntos a la noche sin luna para que plenitud plateada retorne.

Diane de Alexandre Falguière pertence a Creative Commons

Nuria Anami

No se permiten comentarios.